Venga, hablemos

Soy de los que piensa que se dice más con los actos que con las palabras, pero eso no quita que podamos hablar antes por esta vía. ¿Te imaginas? Al fin y al cabo a ti y a mí nos une algo muy fuerte: la conexión a internet.

Así que, aunque sepas algo sobre colombofilia, no podemos enviarnos palomas mensajeras sin saber nuestra dirección. Por eso, tienes aquí un formulario de contacto para que me comentes lo que te apetezca. Admito que me encantan los insultos del castellano antiguo, pero prefiero que me digas algo productivo, la verdad.

Pregúntame cosas… no sé. Ahí está eso.